El lenguaje corporal de tu bebé

Poner atención al llanto y los cambios de tu hijo, hará que lo entiendas y asistas mejor.

Ser mamá es una maravillosa experiencia pero si eres primeriza no siempre resulta fácil y menos cuando no logras entender lo que quiere expresarte ya que sólo se comunica por medio del llanto y sus movimientos corporales.

Quizá ha habido ocasiones en la que escucharlo sollozar te haya hecho pensar en dos opciones: ponerte a derramar lágrimas con él o ¡salir corriendo! Antes de perder la calma, es importante que lo observes y escuches atentamente. Sólo así lograrás identificar sus necesidades. Aquí las 10 más comunes:

 

Fíjate en su postura y tono 

Movimientos
Sonido
Lo que quiere decirte
Parpadea, bosteza, arquea la espalda, da patadas y manotea Su llanto es pausado lo interrumpe por lapsos pequeños
“Quiero dormir”
Mueve brazos y manos a los lados; se aparta de cualquier persona que quiera jugar con él. Sus gemidos son fuertes y pueden ser pausados
“¡Basta! No tengo ganas de jugar, sólo deseo descansar”
Juega con los dedos; voltea la cara de un lado a otro; si se le da un juguete lo rechaza
Hace ruidos de fastidio
“Estoy aburrido. Hagamos algo diferente”
Levanta las rodillas a la altura del pecho; patalea y su cara expresa dolor Grita y llora. Puede contener la respiración entre cada gemido y comenzar otra vez
“Me siento mal”
Se chupa los labios sutilmente; saca la lengua y voltea la cabeza; se lleva la mano a la boca Hace sonidos leves como si tosiera, luego surge el primer sollozo. Al principio es corto, después prolongado y con ritmo: “waa, waa, waa”
“Quiero comer”
La piel se le pone de gallina; sus manos y pies se ponen fríos o azulados
Al llorar le tiembla el labio inferior
“Tengo frío”
Suda, está sonrojado; jadea en lugar de respirar y puede presentar manchas rojas en la cara
Su gimoteo suena como un jadeo
“Tengo calor”
Mira alrededor, buscándote.
Emite sonidos como si se estuviera arrullando; si no le prestan atención grita y llora
“Necesito que me abraces”
Escupe frecuentemente.
Llora
“Ya comí suficiente, no quiero más”
Se retuerce y puja; si está comiendo lo deja de hacer
Emite gruñidos
“Tengo el pañal sucio”

Con esta guía notarás que sus actitudes corresponden a necesidades específicas que poco a poco identificarás y podrás cubrir.

 

Fuente original: https://www.bbmundo.com/bebes/doce-veinticuatro/el-lenguaje-corporal-de-tu-bebe/

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>