La guardería y el desarrollo emocional de tu bebé

Desde que nació, supiste que era lo mejor que te había pasado. Verlo crecer y sonreír es uno de tus mejores regalos y a pesar quisieras pasar la mayor parte del tiempo con él, debes de volver a trabajar y necesitas una guardería.

Han pasado dos semanas y las maestras te han dicho que tu bebé no deja de llorar ni de pedir por ti; obviamente la culpa te consume y piensas que lo mejor sería retirarlo, tranquila; déjale vivir el proceso de adaptación. Cuando los niños son pequeños, dejarle al cuidado de otras personas puede causarles frustración y miedo sin embargo, si la persona que está a su cargo es capaz de estimularles y brindarles la atención necesaria, pronto se adaptará, dejará de llorar y disfrutará su estancia en la guardería.  Es importante trasmitirle seguridad y confianza, ya que necesita reforzar su relación a pesar del tiempo de separación.

Es necesario, asimilar que esos episodios de llanto no afectan su desarrollo emocional, ni “lo trauman”, son el medio que tiene para expresar el estrés por algo nuevo y que se puede traducir como:

  • “Mamá, tengo miedo de que me dejes aquí y nunca vuelvas”
  • “¿Por qué te vas si somos uno mismo?”
  • “Me da miedo estar aquí, con caras y objetos que no conozco”
  • “¿A dónde vas?, ¿por qué no me llevas?”

Tips para reforzar el lazo entre ustede

  1. Come con él al menos una vez al día. Prepárale un lunch especial y el fin de semana hazlo sin excusas

2Aprovecha tus ratos libres para jugar y estimular sus capacidades. No seas sólo compañía, interactúa con él y reconoce lo que es capaz de hacer, motívalo

  1. Enséñale tanto como puedas.Desde cómo girar una perilla hasta números o colores, se trata de que él sienta tu atención
  2. Demuéstrale tu amor aunque tengas que disciplinarlo.Evita caer en el juego de la culpa de que como no lo ves, no merece que lo regañes. Los límites son otra muestra de afecto y el que te tomes el tiempo de inculcárselos será vital para su desarrollo.
  3. ¡Relájate!Muchas veces las mamás tienen más miedos que los propios niños y tu habilidad para encontrar esa fina línea, hará la diferencia.

 

COMO EDUCAR A TUS GEMELOS.

Ser mamá de gemelos significa mucho más que tener dos bebés al mismo tiempo y por ende, el reto va más allá de tener el doble de felicidad… y de trabajo.

Respecto a este tema, es importante que aun cuando hayas tenido más hijos, la educación y trato que des a tus mellizos sea distinto a fin de asegurar un buen desarrollo en su entorno individual y social.

 

Juntos pero no revueltos

  • Desde el principio, reconoce que tus gemelos son dos seres independientes. Es cierto que si son idénticos, te sea fácil tratarlos como uno solo pero ¡son diferentes emocionalmente!
  • Para lograr que se desarrollen felices y seguros, necesitan manejar sus desacuerdos de hermanos. Aprende a observarlos y verás que no se desenvuelven igual: En ocasiones uno es el líder y el otro actúa como su seguidor o se vuelven competitivos entre ellos
  • Considera que ellos iniciarán una relación muy intensa desde pequeños pero aprende a distinguir sus rasgos y a tratarlos desde su individualidad

 

Si tienes otros hijos

  • Apóyalos a aceptar que sus hermanos  gemelos requieren gran parte de tu tiempo y energía e incluso aprovéchalo para premiarlos doble por ayudarte con ellos
  • Dales más tiempo a tus otros hijos y participa en sus actividades favoritas
  • Quizá notes que los mellizos  prefieran jugar sólo entre ellos y excluyan al resto de la familia. Rompe con esa “unión exclusiva” y fomenta que convivan por separado

 

Ayúdalos a conocer su entorno

  • Debido a que están juntos tanto tiempo, entre ellos se intercomunican con más efectividad que con el resto de la familia o amigos, aprenden a leer sus gestos y hasta tienen un lenguaje propio que nadie comprende (particularmente los idénticos)
  • Como son ellos su propia fuente de entretenimiento quizá no les motive aprender del mundo externo pero es prudente separarlos ocasionalmente para convivir con otros compañeros

 

Si no pueden vivir el uno sin el otro

  • La separación puede entristecerles, sin embargo considera llevarla a cabo cuando son pequeños
  • Investigaciones recientes apuntan que si bien los genes idénticos están involucrados en el desarollo social de tus hijos, si cada uno cuenta con un espacio individualizado, desarrollará acertivamente su relación con profesores y compañeros sin sentirse “condicionado” por las acciones de su gemelo
  • En términos generales, la auto conciencia de los niños surge entre los seis y los 12 años y con ella, el descubrimiento de su propia identidad; si intervalas sus ratos juntos, cada uno podrá reconocerse y crecer como una persona auténtica y segura
  • Si se resisten, inténtalo gradualmente motivándolos a que jueguen por separado con otros familiares pero en la misma habitación o inscríbelos en el mismo colegio pero en salones diferentes

 

Tu mayor reto: Su individualidad

  • Aunque aprecies las diferencias de cada uno, seguramente tendrás la sensación de que son una unidad ya que comparten similitudes y desarrollan una identidad dual, tanto de individuos como de gemelos
  • Tu labor es ayudarles a entender y aceptar el balance entre estas dos identidades, para ello, tu pediatra puede aconsejarte sugiriéndote lecturas o refiriéndote a instituciones que apoyan a los padres con nacimientos múltiple

Lo que ellos necesitan es ser tratados como los seres únicos que son. Identifica sus cualidades y acepta sus debilidades; en la medida en que tú lo hagas ellos seguirán tu ejemplo y generarás una buena comunicación entre hermanos, basada en el respeto y comunicación.

Fuente: https://www.bbmundo.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>